Día Mundial Contra la Obesidad

Día Mundial Contra la Obesidad

   Farmacias Benavides

29 de Febrero 2024.    5 mins de lectura

El Día Mundial de la Obesidad se celebra cada año el 4 de marzo para concienciar sobre la urgente necesidad de hacer frente a la epidemia mundial de obesidad

La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. La medición se hace mediante un índice de peso para la talla que se utiliza para clasificar el sobrepeso y la obesidad en adultos es el índice de masa corporal (IMC).

 

Un IMC igual o superior a 30 se considera obesidad y un IMC igual o superior a 25 se considera sobrepeso. Sin embargo, debe considerarse una guía aproximada porque puede no corresponder al mismo grado de exceso de grasa en diferentes individuos.

La obesidad es uno de los principales factores de riesgo de muchas enfermedades crónicas, incluidas la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión y los accidentes cerebrovasculares, así como varios tipos de cáncer. Además, los niños con sobrepeso tienen mayor riesgo de vivir con sobrepeso u obesidad en la edad adulta.

En el caso de los niños, es necesario tener en cuenta la edad al definir el sobrepeso y la obesidad.

 

La obesidad y el sobrepeso han alcanzado proporciones epidémicas. La encuesta nacional de salud y nutrición, (ENSANUT), 2006, señala que en México uno de cada cinco niños tiene sobrepeso u obesidad y se estima que 30 millones de adultos viven con sobrepeso u obesidad: 18.5 millones con sobrepeso y 11.4 millones con obesidad.

La epidemia no es ajena a los niños y adolescentes. En el grupo de edad de 5 a 19 años, el 33,6% de los niños y adolescentes están afectados por sobrepeso u obesidad, y el 8% de los niños menores de cinco años, según las últimas estimaciones de UNICEF, la OMS y el Banco Mundial.

La obesidad es una enfermedad crónica, es decir, que avanza poco a poco.

Es producida por el consumo excesivo de grasas, azúcares y carbohidratos, lo que provoca la acumulación de grasa en nuestro cuerpo.

Recomendaciones generales

  • Toma agua simple, entre 6 y 8 vasos al día (cada vaso de 250 mililitros). Evita el consumo de refrescos, jugos o cualquier bebida que contenga azúcar.
  • Realiza actividad física. 30 minutos consecutivos diarios es lo recomendable para adultos y 1 hora para niñas, niños y adolescentes.Puedes realizar actividades sencillas como; caminar, trotar, correr, subir y bajar escaleras, se trata de rutinas básicas para mover tu cuerpo y que puedes realizar aumentando gradualmente la intensidad y el tiempo. Mantente activo
  • Modifica tu alimentación. Aumenta el consumo de verduras y frutas y disminuye el consumo de alimentos que contengan grasas, carbohidratos, azures y sal.
  • Evita el consumo de alimentos que contengan muchas calorías, como las frituras, bebidas azucaradas, alimentos industrializados y “comidas rápidas”, son alimentos que aportan una gran cantidad de energía, comerlos en exceso causa aumento de peso.
  • Distribuye tus alimentos en 5 tiempos de comida: 3 comidas principales (desayuno, comida y cena) y dos colaciones (una matutina y una vespertina).
  • Consume alimentos ricos en fibra, principalmente de tipo soluble, es decir, proveniente de alimentos como verduras y frutas, que de preferencia se consuman crudas y con cáscara. Aliméntate también con leguminosas que son una fuente rica en fibra.
  • Limita el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Si tienes sobrepeso u obesidad, se recomienda sustituir el uso de azúcar refinada por edulcorantes no nutritivos (sin calorías), como el aspartame, sacarina, acesulfame y sucralosa, ya que su consumo de forma moderada no representa ningún daño para la salud.
  • Sirve raciones pequeñas en platos pequeños, esto con la finalidad de que la persona pueda apreciar un mayor volumen de alimentos en un menor tamaño.
  • Establece horarios fijos de comidas.
  • Evita el consumo de alimentos frente a la televisión o computadora.
  • Incluye diariamente en tu alimentación verduras y frutas.
  • Prefiere los cereales de tipo integral (tortilla, pan integral, pastas, galletas o avena) por su fuente de fibra.
  • Evita alimentos donde se combinen los azúcares con las grasas, como, por ejemplo: pan dulce, helados, chocolates, pasteles y otros productos.
  •  

Consulta a tu médico para tu seguimiento a hábitos saludables y peso ideal.

Prepara los alimentos siguiendo estos consejos:

Hornea, asa o hierve en vez de freír, capear o empanizar.
Cocina los frijoles y el arroz sin manteca, tocino u otros embutidos con alto contenido de grasas.
Usa aceite en aerosol o pequeñas cantidades de aceite vegetal para cocinar.
Prepara las ensaladas con vinagre, limón o aderezos bajos en grasas.
Incluye carnes magras (bajas en grasas) y quita el exceso de grasa visible antes de su consumo. En el caso del pollo elimina la piel.
Disminuye el consumo de carnes procesadas y embutidos (jamón, longaniza, chorizo, mortadela, salchichas salami, etc.)
Prefiere el consumo de lácteos descremados, por su bajo aporte de grasa (yogurt, leche de vaca o de soya, queso panela, queso fresco, queso ricotta o canasto y requesón).

Fuentes bibliográficas:

 Compartir el artículo

Never8 eCommerce & eBusiness Never8 eCommerce & eBusiness